DERECHO DE ADMISIÓN

PREGUNTAS Y RESPUESTAS BÁSICAS SOBRE SU USO

derecho-admisionEs habitual que, al entrar en locales abiertos al público, nos encontremos la presencia de un cartel del siguiente tenor: “RESERVADO EL DERECHO DE ADMISIÓN”. Veamos en qué consiste esta facultad que debe ser respetuosa con los derechos de los consumidores y usuarios.

Al margen de su desarrollo normativo por algunas Comunidades Autónomas, el derecho de admisión está regulado en el art. 59.1, apartado e), del Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, en los siguientes términos: “El público no podrá […] entrar en el recinto o local sin cumplir los requisitos a los que la Empresa tuviese condicionado el derecho de admisión, a través de su publicidad o mediante carteles, bien visibles, colocados en los lugares de acceso, haciendo constar claramente tales requisitos”.

A nadie escapa que, en ocasiones, se hace un uso irregular o abusivo de este derecho; por tanto, es pertinente preguntarse qué requisitos debe cumplir el empresario para que se ejercite dentro del marco legal.

1.- No puede contravenir el principio de igualdad que consagra el art. 14 de nuestra Constitución; en consecuencia, no puede discriminarse la entrada a personas en función de su sexo, orientación sexual, religiosa o política, o por su raza o nacionalidad o discapacidad, pues además se vulnerarían otros derechos fundamentales, como la dignidad de la persona. Por estos mismos motivos amparados en el derecho de igualdad, no es posible exigir a unas personas el pago de una entrada mientras que a otros usuarios no, pues esta práctica en realidad esconde un uso abusivo de tal derecho.

2.- Las condiciones deben aparecer en el rótulo de la entrada detalladas de manera clara, visible y han de ser objetivas; por consiguiente, la arbitrariedad está proscrita.

3.-  El rótulo –o sus modificaciones- deben estar validados por la Administración competente en materia de espectáculos públicos o consumo, que estará a disposición de los clientes.

En el supuesto de que en un establecimiento se deniegue a alguien la entrada de manera arbitraria deben evitarse discusiones inútiles, pues la mayor de las veces degeneran en enfrentamientos. Lo pertinente es avisar a la Policía Local y solicitar el libro de reclamaciones, para luego, en su caso, ejercitar acciones legales.

Las limitaciones de acceso más comunes y congruentes con la ley pueden ser las siguientes:

1.- A personas con evidentes síntomas de haber consumido en exceso alcohol o drogas.

2.- A personas cuyo comportamiento denote una actitud agresiva o violenta o que porten armas u objetos potencialmente peligrosos.

3.- A personas vestidas con prendas claramente inadecuadas para el espectáculo que se celebre, siempre que tal requisito se explicite expresamente y sea proporcionado, o cuya vestimenta indique actitudes racistas, violentas o contrarias claramente al decoro público.

4.- A personas que no cumplan el requisito de edad mínima.

5.- Cuando se vaya a sobrepasar el límite de aforo permitido, pues el empresario ha de velar por la seguridad del público asistente.

Si en el transcurso de un espectáculo o en un pub de copas o una discoteca se produce algún incidente, lo más aconsejable es mantenerse al margen o, si no es posible, intentar sosegar a las personas implicadas y, en todo caso, llamar a la Policía para que sean ellos los que actúen y adopten las medidas adecuadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s